Follow Us On

Política de Cookies

EN LOS MEDIOS

Han Nefkens dona a Barcelona una obra de Lawrence Weiner – La Vanguardia 12/3/2014

Han Nefkens dona a Barcelona una obra de Lawrence Weiner

La pieza es una escultura sobre la tolerancia en el mercado de Santa Caterina

TERESA SESÉ, Barcelona

Han Nefkens (Rotterdam, 1954) pertenece al reducidísimo grupo de coleccionistas que entienden el arte no como un objeto pasivo de contemplación, sino como un sistema de pensamiento que vale la pena compartir con los otros. Lawrence Weiner (Nueva York, 1942), por su parte, es un artista- poeta que transforma las palabras en esculturas que hablan. Fruto del encuentro entre uno y otro, hace poco más de un año se plantaba en el mercado de Santa Caterina Para siempre y un día, una escultura-banco en la que se lee: “Puesto en el mismo lugar tal como es”. Una hermosa y enigmática invitación a reflexionar sobre la exclusión, con la que el pionero del arte conceptual daba res- puesta a la invitación de la Fundación ArtAids, creada por el también escritor y mecenas holandés, para luchar contra el sida.

La estancia de la escultura de Weiner en la plaza Joan Capri, en el interior del mercado, estaba prevista para un año, pero finalmente se queda definitivamente gracias a la donación que ha hecho Nefkens a Barcelona. “Las obras de Lawrence Weiner son poesía hecha arte. Es difícil explicar exactamente lo que quiere transmitir, pero como todo arte y toda poesía es cuestión de abrir el corazón y sentir. Y eso exacta- mente es lo que ArtAids ha queri- do conseguir colocando esta obra aquí en el mercado de Santa Caterina, que la gente que pase por este espacio abra su corazón y sien- ta la obra. Que nos abran su cora- zón a las personas que vivimos con el VIH, que nos acepten tal como somos y no nos excluyan”, deseó Nefkens en el curso del ac- to de donación, celebrado ayer al mediodía y en el que el teniente de alcalde Jaume Ciurana reci- bió simbólicamente el regalo en nombre de la ciudad.

Para el mecenas, la obra de Weiner “no sólo hace referencia al VIH, sino que va más allá y quiere transmitir la idea de la convivencia en común. Por muy diferentes que seamos los unos de los otros, todos formamos parte del mismo mundo, somos parte de la misma familia humana. Es un símbolo de tolerancia y lo que queremos compartir con la ciudad de Barcelona, que nos recibió con los brazos abiertos”. La obra ha contado con el soporte de la Fundació Banc Sabadell.